Son muchísimas cosas las que hay que cargar en un traslado. Algunas de ellas, como ropa o libros, pueden ser sencillas de transportar. Otras, no tanto. Hablamos, por ejemplo, de electrodomésticos, televisores o instrumentos de música. Pero, ¿cómo hay que hacer una mudanza con un acuario? ¿En qué tenemos que fijarnos? Vamos a aprovechar estas líneas para acercaros una serie de recomendaciones que os ayuden.

En un post anterior en este mismo blog ya os hablamos sobre cómo llevar a cabo una mudanza con un piano. Ahora bien, ¿es parecido a tener que transportar un acuario grande? La respuesta es no, aunque ambos sean objetos muy grandes, pesados y delicados.

Lo primero que tienes que tener presente es que, al trasladar un acuario, seguramente también tengas que trasladar a los peces que viven en él. Se trata de una doble tarea que hay que esmerarse en cumplir de la manera más adecuada. Nuestro objetivo será que absolutamente todo llegue en las mejores condiciones. Ni más, ni menos. No te vamos a engañar, es un proceso delicado y requiere de esfuerzos y planificación.

El primer paso de una mudanza con un acuario será de aprovisionarnos con bolsas transparentes para peces. Iremos introduciendo cada ejemplar en una individual, asegurándonos que el tamaño de la misma es el adecuado. Además del agua, la cantidad de oxígeno que le dejemos a los animales es un punto fundamental para que el traslado sea el más adecuado. Este hecho adquiere todavía más importancia si halamos de traslados de larga distancia en los que estaremos varias horas de viaje.

Pero, ¿y qué ocurre con las plantas acuáticas que pudiéramos tener en nuestra pecera? Es otro de los puntos críticos que tenemos que vigilar. Es fundamental que nos aseguremos que las plantas acuáticas están húmedas durante todo el viaje, ya que suelen tener una esperanza de vida muy corta fuera del agua.

En una mudanza con un acuario, no podemos olvidarnos bajo ningún concepto de ser extremadamente precavidos con el montaje y desmontaje del mismo. Además, una vez que lleguemos a nuestro destino, hay que volver a llenarlo rápidamente con agua y sustrato, controlando la temperatura y los valores fundamentales del agua, así como la luz. Introduce en segundo lugar las plantas y elementos decorativos y termina finalmente, con mucha precaución, con los peces.

Abrir chat