¿Estás a punto de cambiar de casa y empiezas a planificarlo todo? En ese caso, seguramente te hayas dado cuenta que transportar ropa en una mudanza no es lo más sencillo del mundo. En el próximo post, vamos a tratar de ofreceros algunas interesantes claves que permitan reducir las molestias al mínimo. ¡Comenzamos!

En un artículo anterior, os presentamos un producto muy a tener en cuenta. Se trata de las cajas armario. Una solución que nos permite transportar colgadas algunas prendas gracias a una barra incorporada en el interior de la caja. Como puedes imaginar, ofrecen una mayor comodidad, versatilidad y, además, también nos permitirán ahorrar.

Pero, ¿qué ocurre si no queremos usar esta opción? ¿Cómo hemos de realizar una mudanza cuando tenemos que mover mucha ropa? Lo importante, como siempre decimos en los traslados, es la organización. El éxito de cualquier cambio de casa se encuentra en la planificación. Nuestros objetivos serán que todo llegue en perfecto estado y que, a poder ser, nuestras prendas se arruguen lo mínimo durante el transporte.

Pequeños trucos para transportar ropa en una mudanza

Los consejos que te vamos a dar, te van a permitir realizar un transporte de ropa en una mudanza más ordenador, sin tanto agobio y con eficacia total en los resultados. Te lo aseguramos. Así, lo primero de todo, será realizar una limpieza de nuestro armario. ¿Te has parado a pensar en toda la ropa que no te pones? Es buen momento para deshacerte de aquella que está más vieja o rota o, simplemente, ya no te pones. Tírala, dónala, regálala o véndela. Tú decides.

Además, uno de los aspectos más importantes en una mudanza es contar con buenas cajas para el transporte. En nuestra experiencia, es preferible apostar por cajas pequeñas para la ropa. Quizá entre menos cantidad, pero el peso puede jugar en nuestra contra en términos de comodidad. Además, siempre se te puede romper.

Otra de las recomendaciones que no se te pueden pasar para transportar ropa en una mudanza: etiqueta cada caja. ¿Qué consigues con esto? Pues, principalmente, saber dónde irá cada una cuando llegues a tu nueva casa. Además, puedes dividir tu armario según prendas o según estaciones y que todo sea más sencillo a la hora de desempaquetar.

En último lugar, los zapatos y complementos siempre los tienes que guardar en cajas independientes para evitar que puedan ensuciar nuestra ropa.

GDPR

Abrir chat