Es uno de nuestros servicios estrella para cualquier mudanza, pero ¿qué se puede guardar en un guardamuebles? ¿Cómo hay que hacerlo? ¿Qué cuidados debemos de tener? Si estas pequeñas dudas recorren tu mente antes de cambiarte de hogar, te invitamos a no perderte este nuevo post de nuestro blog. ¡Esperamos que os guste y os sea de provecho!

Como puedes imaginar, un guardamuebles es un espacio de almacenamiento, principalmente para muebles a causa del gran volumen que suelen ocupar. Es una alternativa muy socorrida por parte de empresas de mudanza y también por parte de particulares que se están trasladando a una nueva casa. Del mismo modo, empresas que cambian de oficina también suelen apostar por ellos.

En nuestra experiencia, los guardamuebles son realmente útiles, pero no solo se pueden depositar muebles, sino muchas cosas más. Así, cualquier objeto o pertenencia de gran tamaño puede ser depositado en ellos, sobre todo aquellos que son difíciles de guardar en los hogares por falta de espacio. También aquellos que en traslados o reformas pueden incomodarnos en exceso.

A la hora de saber qué se puede guardar en un guardamuebles, es importante tener en cuenta que no es lo mismo un guardamuebles que un trastero. No son pocas las personas que los confunden, pero guardan diferencias muy significativas. Como puede ser el tamaño, mucho más grande para los primeros que para los segundos.

Además, en los guardamuebles se hace inventario de absolutamente todo lo que se guarda en él. Este aspecto no tiene continuación cuando hablamos de los trasteros. Del mismo modo, disfrutarás de un servicio de vigilancia y de una protección total contra la humedad, el polvo o el fuego.

Del mismo modo, cualquier usuario que desee acceder a un guardamuebles, debe hacer con cita personal previamente solicitada, mientras que en los trasteros los clientes pueden entrar y salir cuando lo deseen.

Como hemos dicho, sobre qué se puede guardar en un guardamuebles, lo más fundamental son muebles de gran tamaño que molestan durante una mudanza, pero también para aquel mobiliario del que no queremos usar, pero cuenta con un gran valor sentimental. También es frecuente guardar lámparas, cuadros, esculturas, vajillas o cristalerías de gran valor.

Ten en cuenta también que hay ciertos artículos prohibidos, como productos químicos, peligrosos, materiales inflamables, explosivos, armas, petardos o pesticidas.

GDPR

Abrir chat