...

Consejos para mudarse a una casa más pequeña

Consejos mudanza
mudarse a una casa más pequeña

No es tan raro como podría pensarse. Son muchas las personas que apuestan por mudarse a una casa más pequeña por distintos motivos. Aunque la primera idea que se nos viene a la cabeza es la de trasladarnos a una vivienda más grande y espaciosa, no siempre es así. De hecho, en muchas ocasiones es completamente lo contrario.

Son varias las situaciones en las que es habitual mudarse a una casa más pequeña. Por ejemplo, cuando todos los hijos se encuentran ya emancipados y los padres ya no necesitan una casa tan grande. O, al contrario, cuando te marchas de casa de tus padres para empezar a vivir solo. Lo habitual es irte a un apartamento o piso más pequeño.

El principal inconveniente de esta alternativa es que siempre queremos llevarnos todas nuestras pertenencias con nosotros. A veces, eso es prácticamente imposible. Los recuerdos, el pasado, nuestra tendencia a acumular cosas son motivos por los que parece que siempre nos cuesta desprendernos de algo.

Pequeñas recomendaciones para mudarse a una casa más pequeña

Si eres de los que te preguntas por dónde empezar una mudanza, lo primero que tienes que tener claro es que tendrás que elegir qué guardar y qué desechar. Al cambiar tu hogar por otro más pequeño, es momento perfecto para deshacerte de todo aquello que realmente no necesitas. Tras años, son muchas las cosas inútiles que acumulamos. Un ejemplo: todos esos “por si acaso” que llevas 3 o 5 años sin tocar o poner, fuera. Repasa los áticos, garajes o trasteros y vende, dona, regala o tira todo aquello que no necesites.

Otro consejo que te vamos a dar antes de mudarse a una casa más pequeña es que midas. Mide tu nuevo hogar y también el antiguo. Mide tus muebles antes de empezar el traslado. ¿Te imaginas llegar a tu destino y que no entren por puertas o pasillos? Sería un desastre total. Seguramente, todo el mobiliario que llevas contigo no te quepa en tu nueva casa. Pero eso no quiere decir que no puedas cargar contigo una, dos o tres piezas importantes. Lo ideal es empezar por los más grandes: sofás, camas, neveras… Una vez que estemos seguros que van a entrar en nuestra casa, será momento de ocuparnos de los muebles secundarios, como mesitas, sillas o estanterías.

Recuerda. Si necesitas ayuda, ponte en manos de verdaderos profesionales que te puedan asesorar en todo lo que necesites, ya se trata de un cambio de domicilio particular o de una mudanza de oficinas. Será la forma más sencilla de que todo salga a pedir de boca.

X Te llamamos ahora

    Al pulsar aceptas la política de privacidad de Adana Transportes

    o llámanos gratis a 619 557 030
    LLAMA GRATIS AL 910 57 46 86

    de lunes a viernes