¿Te has planteado en algún momento cuál es la mejor manera de llevar a cabo una mudanza con niños? Aunque parezca que no cambia mucho el asunto, lo cierto es que deberemos plantearnos todo con otra perspectiva. Sobre todo, cuando estamos hablando de niños pequeños. ¡Esperamos que este post os sea de gran ayuda!

En no pocas ocasiones, el cambio de casa responde a una falta de espacio porque la familia crece y así lo requiere. O también puede que nuestros pequeños vayan creciendo y también requieran tener una habitación más grande o una zona de estudio más amplia y cómoda. En cualquier caso, un traslado de estas características puede convertirse en una tarea algo más difícil de lo que podríamos imaginar.

Uno de los mejores consejos que os podemos dar a la hora de llevar a cabo una mudanza con niños es que, si puedes, los hagas partícipes, que no se sientan excluidos y que tampoco tengan miedo a perder partes importantes de su vida, como pueden ser sus amigos. Es la mejor manera de que sea lo menos traumática posible.

Pequeñas recomendaciones para una mudanza con niños

Tener que cambiar de casa con nuestros pequeños puede ser casi tan estresante como una mudanza exprés. Te lo decimos por experiencia. Independientemente de la edad que tengan, lo primero que tendremos que hacer es explicarles qué está ocurriendo, qué es una mudanza y por qué hay tantas cajas o por qué hay personas que se están “llevando sus juguetes”. Aunque creas que tu hijo o hija es todavía pequeño, lo cierto es que un cambio de este tipo puede llegar a crearle ciertos miedos o preguntas.

Los niños, durante su desarrollo, muestran grandes niveles de atención a todo lo que les rodea y son capaces de sentir la ansiedad de los adultos como si la estuvieran experimentando ellos mismos. Es por ello que la calma debe de ser una constante en todo momento.

Como hemos mencionado, en una mudanza con niños es muy importante implicarlos y evitar que se sientan aislados. Les podemos pedir tareas sencillas, como guardar peluches o juegues en cajas. Esto les hará sentirse partícipes de todo el proceso.

Del mismo modo, podemos pedirles, por ejemplo, que pinten sus cajas para diferenciarlas. Esto les entretendrá y les mantendrá ocupados un buen rato y a ellos les permitirá sentirse como miembros importantes de la familia, aceptando la mudanza de buen agrado.

GDPR

Abrir chat