El contrato en una mudanza es, a la vez, una obligación y una responsabilidad. Da igual que desees cambiar de hogar o de oficina, hacerlo sin firmar un documento de este tipo es un tremendo error que no nos podemos permitir. Es la manera de hacer las cosas de una manera legal y que tanto profesionales como particulares estén cubiertos en caso de que surja algún contratiempo.

El contrato en una mudanza es básicamente un documento en el que las dos partes se comprometen a cumplir lo pactado. Principalmente que la empresa (el porteador) tiene la obligación de transportar el mobiliario, enseres y otros complementos de una ubicación a la nueva. En este documento, se detalla también si la empresa está encargada de la carga y descarga o de depositarlo en el interior de la vivienda.

Además, en un contrato es posible incluir otros aspectos fundamentales, como quién debe realizar el embalaje, el montaje o el desmontaje del mobiliario. Del mismo modo, en el documento se deben establecer los distintos derechos y responsabilidades de ambas partes, tanto de la empresa de traslados como del cliente.

Principales datos que deben aparecer en el contrato en una mudanza

En ocasiones, tenemos que elegir entre ahorrar dinero o hacer las cosas como se deben hacer y contratar un buen servicio de transporte. Si buscas seguridad para tus pertenencias y protección ante cualquier posible contingencia, no dudes ni por un instante apostar por la vía legal y firmar este documento.

Eso sí, el contrato en una mudanza tiene que cumplir con varios requisitos que a continuación te resumimos:

  • Datos de la empresa y del cliente: Parece obvio, pero no lo es. Hay que incluir la razón social, el nombre y el domicilio de la compañía.
  • Servicios contratados: Resumen de las obligaciones que tendrán los porteadores. Aquí hay que detallar, entre otras cosas, si los enseres se dejarán en el interior o exterior de la vivienda o si el embalaje y el montaje están incluidos. Este punto es esencial para evitar confusiones o futuros contratiempos.
  • Ubicación: Es preciso detallar de manera exacta desde dónde y hasta dónde se realizará el servicio, pudiendo establecer una ruta previamente.
  • Mobiliario a transportar: Otro elemento fundamental a añadir en el contrato en una mudanza. Hay que realizar un inventario previo que sea lo más exacto posible.
  • Presupuesto final: El precio del servicio con IVA incluido.

GDPR

Abrir chat