En un traslado, son muchas las pertenencias que tenemos que guardar, recoger y mover a nuestro nuevo hogar. Desde muebles hasta electrodomésticos, ordenadores, camas o vajillas y menaje de cocina. Desde Adana Transportes, como grandes expertos en este campo, nos gustaría aprovechar este post de nuestro blog para hablaros sobre cómo transportar ropa en una mudanza.

Absolutamente todo el mundo tiene ropa en sus armarios. Se trata, por tanto, de uno de los objetos que hay que guardar en una mudanza y al que tenemos que prestar atención. ¿Por qué? Principalmente por dos motivos. El primer es que nuestras prendas no se arruguen durante el traslado. El segundo, que lleguen en perfecto estado, sin daños ni nada parecido.

En Adana Transportes contamos con una notable trayectoria en toda clase de mudanzas particulares. Por eso, vamos a aprovechar estas siguientes líneas para hablarte detenidamente sobre algunos trucos que te facilitarán este transporte. ¿Preparados? ¡Comenzamos!

1- ¿Momento de hacer limpieza?: A la hora de recoger nuestra ropa en una mudanza, una buena idea es llevar a cabo una limpieza de nuestro armario. ¿Te has parado a pensar la cantidad de ropa que hace meses o años que no te pones? ¿No crees que es buen momento de retirarla definitivamente? Algunas prendas estarán rotas. Otras, simplemente, ya nos habremos “cansado” de ellas. Dona todas aquellas que estén en buen estado y conseguirás reducir tu armario y, de paso, ayudar a gente menos favorecida.

2- Cajas pequeñas, mejor que grandes: Una camiseta pesa muy poco. Unos vaqueros, también. Por eso, en ocasiones, la ropa nos “engaña”, metiendo gran cantidad en cajas grandes que se vuelven muy pesadas e incómodas para ser transportadas. Muchísimo mejor apostar por las pequeñas. Además, las prendas delicadas requerirán un tratamiento “especial”. Existen las llamadas cajas armario, provistas de una barra interior que permite colgar perchas en ella.

3- No te olvides de etiquetar. Este consejo para la ropa en una mudanza no conseguirá que la guardes mejor, pero sí te facilitará todo una vez que llegues a tu nuevo hogar. Si, además, divides tu armario por temporadas, todo será mucho más rápido.

4- El orden es importante. Recuerda, las prendas más pesadas deben ir en el fondo de la caja y los más ligeros en la parte superior. Evitarás que las prendas se arruguen en exceso.

5- ¿Qué hacer con zapatos y complementos?: Lo primero y primordial es que los traslades de forma independiente. No ensuciarás la ropa y evitarás accidentes o que lleguen en mal estado.