¿Qué y cómo guardar en un guardamuebles? Dos preguntas bastante habituales en este campo. Por ello, creemos que es necesario utilizar estas nuevas líneas de nuestro blog para tratar de despejar estas pequeñas dudas. ¿Preparados? ¡Pues comenzamos!

Solo con Adana Transportes vas a poder encontrar el mejor alquiler de guardamuebles en Madrid. Un servicio de almacenaje realmente bien valorado por parte de todas aquellas personas que han depositado su confianza en nosotros. Solo cuando tienes una urgencia eres capaz de evaluar de manera precisa el gran servicio que ofrece esta alternativa.

Como ya sabrás, el guardamuebles es un espacio que tenemos a nuestra disposición para disfrutar de un almacenamiento para objetos de gran volumen (principalmente muebles). Eso sí, al final del todo, serás tú el que decida qué introducir en su interior, lo mismo que cuánto tiempo deseas dejarlo allí.

Gracias a nuestra experiencia, los guardamuebles son realmente interesantes para guardar objetos muy grandes que apenas se utilicen, pero también en caso de mudanzas o traslados, sobre todo de oficinas, o cuando estamos haciendo una mudanza en el hogar.

Un punto que debemos de tener muy claro es que no es lo mismo un guardamuebles que un trastero. ¿En qué se diferencian? Muy fácil. En primer lugar, su tamaño, mucho más grande estos segundos.

¿Cómo se guarda en un guardamuebles con seguridad?

Son varios los puntos que hay que cumplir para no tener ningún problema. Si te preguntas cómo guardar en un guardamuebles, lo primero que tienes que saber es que se ha de realizar un inventario de absolutamente todo lo que se vaya a introducir en él. Posteriormente, será momento de empaquetar y proteger absolutamente todo, protegiendo nuestras propiedades contra la humedad, el polvo, el agua o los incendios. Además, en un servicio como este siempre hay un sistema de vigilancia para total tranquilidad de los propietarios.

Gracias a nuestra experiencia, podemos contarte que las precauciones de conservación son fundamentales en los guardamuebles. No en vano, se suelen utilizar para objetos de gran valor económico o sentimental. Por ello, cualquier pequeño deterioro puede salir muy caro.

Una de nuestras recomendaciones que siempre embales los muebles con telas, no con plásticos, ya que podrían llegar a crear condensación interior y dañar maderas o barnizados. Después, con unas cuerdas habrá que fijarlos, impidiendo que se muevan en su interior. En último lugar, los objetos frágiles requieren material contra los impactos.

Abrir chat